CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

Cuando pensamos en el 01 de noviembre pensamos en aquellas tradiciones que engalanan cada uno de los cementerios de nuestros pueblos; hoy en día aún es tradición ir en procesión a los campos santos llenos de flores listas para recibir a familias que lloran y recuerdan a quienes les dieron vida a sus seres amados.

La conmemoración a los fieles difuntos el 02 de noviembre, es una celebración que complementa en nuestra tradición católica la “solemnidad de todos los santos” cada 01 de noviembre una fiesta del siglo VII instaurada por el Papa Gregorio IV como manera de contrarrestar la celebración pagana del Samhain o año nuevo celta que se celebraba el 31 de octubre, hoy en día el Halloween.

Días de alegría para la iglesia, pero más para el cielo, aquel que alberga a aquellos conocidos y desconocidos que con su vida son ejemplo de que sí es posible llegar a Él; así como las palabras de San Juan Pablo II un primero de Noviembre de 1980 “Hoy nosotros estamos inmersos con el espíritu entre esa muchedumbre de santos, de salvados, los cuales, a partir del justo Abel, hasta el que quizá está muriendo en este momento en alguna parte del mundo, nos rodean, nos animan, y cantan juntos un poderoso himno de gloria”.

Tradicionalmente nuestros abuelos nos han educado a visitar cada dos de noviembre a nuestros familiares en los cementerios más cercanos, muchos duran allí todo el día, comparten la eucaristía y adornan las tumbas con miles de flores, Colombia es así de tradición.

Surgen de todo el mundo innumerables momentos de petición a aquellos que ya no nos acompañan, no solo cada día de los fieles difuntos, sino también bajo fiestas tradicionales en diferentes épocas del año en un sin número de cementerios del país y del mundo.

En Mompox su campo santo es reconocido por sus tumbas blancas, adornadas con estatuas de ángeles y flores artificiales que las rodean y los miércoles de semana Santa, los Momposinos dan una serenata a los difuntos del cementerio el Rosario.

En la dorada, Caldas; desde algunos años en el pabellón de niños del  cementerio, adornan las tumbas de los niños con sombrillas de colores, tradición de generación en generación para proteger las tumbas, las flores y los juguetes del sol; así como dar sombra a las almas que descansan en paz.

En Puerto Boyacá, muchos de sus habitantes no solo el 02 de noviembre, sino el 31 de diciembre van a media noche al cementerio a recibir el año nuevo con la compañía de aquellos que han partido. Así como estar en Paz y calma.

En otros países como España se visitan los cementerios para hacerles caer en cuenta que no los han olvidado, y en algunas provincias es normal ver en sus teatros la obra de Don Juan Tenorio (1844) la cual su acto final tiene lugar en la noche de todos los santos y se ha declarado en ciudades como Alcalá de Henares su representación en la Huerta del Palacio Arzobispal como una Fiesta de Interés Turístico Regional; se dice que la escena del segundo acto transcurre durante el día primero en un cementerio, donde adquieren el protagonismo la muerte, la redención y la salvación del alma del arrepentido.

En México; es común honrar a los ancestros durante el 2 de noviembre, una festividad alegre que honra la vida de los difuntos; su costumbre dice que las almas de los niños regresan el día primero y las almas de los adultos el día dos; toda una fiesta que incluye el acopio de ofrendas que serán expuestas a los muertos por un periodo en que las familias normalmente limpian y decoran las tumbas con coloridas coronas de flores, las cuales se cree atraen las almas de los muertos.

En el Meta y los llanos orientales es costumbre visitar las tumbas de nuestros fallecidos, compartir y pedir en la Eucaristía por el alma de aquellos que están en la eternidad pero que los recordamos cada que celebramos por su alma; como empresa funeraria Promotora del Llano S.A. y Funerales el Señor Resucitado pedimos cada 02 de noviembre por nuestros difuntos, conmemoración que celebramos y acompañamos a cada uno de nuestros afiliados.

Este año, los invitamos a compartir un momento de oración, perdón, reconciliación por aquellos que han partido pero que recordamos cada una de sus enseñanzas entre ellas, visitar a nuestros difuntos en los campos santos.

 

 

Contáctenos:

PROMOTORA DEL LLANO S.A. 

FUNERALES EL SEÑOR RESUCITADO

CARRERA 28 # 42-34 Br. La Grama – Sede Principal: Villavicencio  – (8) 671 41 31 – 671 53 10 –  310 272 2608 – 311 305 4634

promotoradelllanosa@promotoradelllano.com

 

 

“La Felicidad de su familia es su responsabilidad…

…Los momentos difíciles la nuestra”